EL EDITORIAL. Las barbaries de la pederastia no solo se dan en países lejanos

 

COMUNuestro Editorial nos lleva, de nuevo, a un tema escabroso, duro, muy difícil de asimilar: la pederastia.

Hace ya unos días, en Pakistán (en la ciudad de Kasur, provincia de PUnjab) violaron a una niña de 7 años, Zainab Ansari, después la asesinaron, la llevaron a un vertedero, la cubrieron de basura, y allí se quedó… (¡Dios mío!)

El pasado año 2017, 19 niñas fueron violadas y asesinadas posteriormente en dicha ciudad de Pakistán. En el caso de esta niña la población se levantó. Se echó a las calles en unas protestas que, en cuestión de horas, se convirtieron en un alzamiento popular. Total, un enfrentamiento violentísimo entre manifestantes y policías que lleva ya dos muertos y varios heridos. Increíble, increíble, increíble.

20180112 pederastia 3En el momento de los hechos, los padres de la niña se encontraban en Arabia Saudí realizando el ‘umrah’, o peregrinaje a La Meca. Por ello, el cuerpo de la pequeña estuvo cuatro días en el anatómico forense del lugar, donde los manifestantes se congregaron exigiendo a la policía "azotar y colgar al monstruo responsable de este crimen" (asesino que no han detenido y que no saben quién es).

Es increíble, pero es que en Pakistán hay millones –millones- de niños absolutamente pobres, miserables. Y es el caldo de cultivo para que, efectivamente, bandas criminales dedicadas a la pederastia los cojan, los recojan, los suban, los bajen, los vendan, los compren, etc.

20180112 pederastia 2Está reconocido por la policía que hay una banda organizada de pederastas en la zona. Hace años que las autoridades paquistaníes sospechan que en esa región opera una banda criminal dedicada a la pedofilia y al abuso de menores pero, de momento, éstas no han conseguido averiguar quién está detrás de "una organización que se dedica a la explotación, violación y asesinato de menores en la zona.

En algunos casos se ha sospechado de la indolencia de la policía para resolver estos casos (que casi nunca se resuelven), y parece ser que es verdaderamente cierto: la policía tiene una cierta connivencia con personajes de este tipo. No es que facilite, pero mira para otro lado cuando hay que investigar.

Esto pasa en Pakistán. Y, claro, al oír esta barbarie lo lógico es pensar que “¡Caray! Esto pasa en sitios así”. Pues… no lo crean.

Ahora nos vamos a Alemania, país puntero de la Unión Europea. Allí, en Friburgo, ha sido detenida una madre alemana y su pareja por haber prostituido reiteradamente a su hijo de nueve años. Durante 2 años (desde 2015 hasta el pasado otoño) ella, de 47 años y su pareja, de 37, estuvieron vendiéndolo al mejor postor por internet para que pudieran violarlo, pero ellos dos también abusaron sexualmente del niño todas las veces que consideraron oportunas.

Merced a una llamada anónima el pasado otoño, han rescatado al niño, que está bajo la protección de los servicios sociales. (No nos queremos ni imaginar cómo estará esa criatura), y después los agentes arrestaron a la madre y a su pareja, este último con antecedentes por haber abusado sexualmente de su hija.

Posteriormente han ido tirando de la manta y, con la colaboración de fuerzas de seguridad extranjeras, comenzaron a buscar otros agresores. Han arrestado a otras cuatro personas más, entre ellas hay un español (uno de los “consumidores”) y otro que es austriaco (quien viajó al menos en una ocasión hasta la ciudad alemana para violar al pequeño, y que en el momento de la detención llevaba diversos instrumentos para atar y, presuntamente, abusar de él).

20180112 pederastia 4En Alemania -según nos cuentan en la prensa- hay unos 250.000 pedófilos no contralados, es decir, 250.000 pedófilos andan sueltos. ¡Es mucho!

Y claro, con todo esto se nos ponen a todos los pelos de punta puesto que, a la noticia de Pakistán (una barbarie) se le añade la barbarie europea (a otros niveles, pero en definitiva la misma barbarie) de que una madre venda a su hijo a diferentes postores para que lo violen durante dos años, (¡que se sepa! Esta es la primera noticia que se conoce), pues… Eso no tiene nombre.

Esto constituye una mafia en la que las personas se ven implicadas, aunque en este caso parece que es una iniciativa de esta pareja… Nosotros no nos creemos; creemos que ellos son parte de una organización, igual que las organizaciones o bandas de pederastas de Pakistán.

Esto se está entendiendo. Si había una connivencia muy clara en Pakistán de la policía, en Alemania la connivencia es política, social, judicial… No se acaba. Nos gustaría saber, por ejemplo, qué se hace con toda ese ingente cantidad de material pedófilo que se incauta, ¿se guarda?, ¿se quema?, ¿se destruye? ¿Por qué entonces cada semana –o semana sí, semana no- nos anuncian una nueva redada con nuevos materiales incautados? Realmente, ¿quiénes están en la cárcel por el delito de pedofilia? ¿Por qué siempre se nos ocultan los nombres? ¿Qué tipo de protección especial tienen estos individuos según la justicia española para que no se sepa quiénes son? Tenemos que verlo todo: allí (Pakistán) y aquí (Alemania, la vértice, y nosotros –España- que no le andamos muy lejos).

En fin, una vez más recalar –porque no se nos puede olvidar- en este drama que viven la población mundial. Cuyos casos son más dramáticos en los países pobres como Pakistán (donde millones de niños están en la más indolente pobreza), y también en los países ricos (donde es menos frecuente, pero… como han visto: 250.000, calculan, pederastas sin control solo en Alemania).

Así que, bueno, hagamos un nexo común de pensamiento, palabra, y obra, hacia esta barbarie, que se está desarrollando con mucha permisividad y una cierta inmunidad por parte de los que tienen que tomar las decisiones a propósito de esta lacra social, que ya se hace casi “costumbre” (entre comillas).

PRÓXIMOS PROGRAMAS

QI GONG
18-01-2018 18:00
COMER SALUD
18-01-2018 18:30
COMUNICACIONES TIAN
18-01-2018 19:00

TWITTER J.L.P.

31 DE DICIEMBRE

 

Ya disponible en la TIENDA