SITUACIÓN CRÍTICA EN VENEZUELA: SE HABLA DE AUTOGOLPE DE ESTADO

el .

Desde Venezuela tenemos informaciones que nos dicen que la situación está "desatada", y se confirman 5 personas muertas en las protestas que allí se realizan desde hace dos días.

Maduro ordena la detención de Leopoldo López –el conocido dirigente del partido opositor Voluntad Popular- acusándolo de instigación de los hechos violentos acaecidos.

La situación en Caracas es realmente angustiosa. Las noticias que nos llegan por correo electrónico son escalofriantes: ricos, pobres y ‘medianos’ están en la calle para protestar.

La Guardia Nacional está cargando contra las manifestaciones para disolverlas.

Por su parte, el señor Nicolás Maduro está monopolizando la información y ha convocado una protesta en masa de los chavistas para mañana sábado afirmando que “en Venezuela está en marcha un golpe de Estado promovido por la oposición” y por ello "se está convocando a una gran marcha de todas las fuerzas sociales, políticas de la Revolución Bolivariana por la paz y contra el fascismo. Así que yo me sumo a la convocatoria. El sábado todo el pueblo a Caracas".

Por nuestra parte, creeemos que por un lado no sabemos si llegará a mañana como presidente, y por otra no sabemos qué chavistas se manifestarán mañana, ni qué enfrentamientos podría haber si se manifestaran.

Se habla de un “autogolpe de estado” y esto es severo porque así se suspenderían las garantías constitucionales, por lo tanto, al hecho de legislar por su cuenta –que ya lo estaba haciendo Maduro- se le añadiría el toque de queda, la salida de los militares a la calle y, a partir de ahí, cualquier cosa terrible –sólo terrible- puede ocurrir.

La gente está haciendo acopio de medicamentos y comida, esperando cualquier tipo de guerra o cualquier tipo de drama. Los supermercados están vacíos. Las imágenes y las informaciones que nos llegan son francamente terribles, terribles… parecen dignas del caos previo a un “ataque nuclear”.

Estamos conmocionados.

Este hombre responde al grado de inmadurez que le garantizamos al principio, y una inmadurez de soberbia y de una incultura política verdaderamente dramática.

Las cosas no pueden estar más críticas. Vamos a ver qué pasará: en qué posición pone el señor Maduro a sus correligionarios –si es que llega a mañana como presidente de Venezuela-, y en qué posición se encuentra la oposición para evitar un enfrentamiento que puede ser dramáticamente cruel.

Así están las cosas en Venezuela, sobre todo en la capital Caracas. Sin exagerar. Nos duele muchísimo como seres, como personas, como conocedores de Venezuela, como venezolanos. Hacemos votos para que las cosas vayan hacia otras opciones, perspectivas y criterios.