EL EDITORIAL. Perplejidad ante el acoso sexual del insigne biólogo español Francisco Ayala

 

COMUNICAHoy teníamos varias posibilidades para El Editorial, pero hemos escogido una noticia de última hora que nos ha parecido la más… no sabemos cómo decirlo. ¡Es difícil! Seguramente a algunos de ustedes les sonará el nombre de un famoso biólogo evolucionista, Francisco Ayala. Pues este señor, de 84 años es la noticia: ha dejado la Universidad de California por acoso sexual. El titular del diario El Mundo dice lo siguiente:

“El biólogo Francisco Ayala, obligado a dejar la Universidad de California por acoso sexual.

La Universidad de California Irvine (UCI) ha forzado al biólogo evolucionista español Francisco José Ayala a dimitir de todos sus puestos en ese centro tras constatar la veracidad de cuatro denuncias por acoso sexual.”

20180629 ayala 3De verdad… es que… te quedas un poco… así, ¿no?

“Cuatro mujeres acusaron al prestigioso biólogo, de 84 años, de acoso y la universidad realizó una exhaustiva investigación entre noviembre de 2017 y mayo de 2018 que incluyó entrevistas a más de 60 testigos además de las denunciantes, empleadas del centro de estudios”.

Fíjense, entre noviembre de 2017 y mayo de 2018, o sea, muy, muy, muy reciente. Este hombre es un… ¡No sabemos, no sabemos!

“El rector de la UCI, Howard Gillman, se disculpó en un comunicado porque esas cuatro mujeres sufrieron "un comportamiento inapropiado por parte de un miembro de nuestra facultad".

"El comportamiento del profesor Ayala desafió nuestras creencias fundamentales y fue inconsistente con nuestras políticas, directrices y capacitación requerida. Dado el número y la amplitud de las acusaciones fundamentadas, y las diferencias de poder en juego, he decidido que mantener el nombre del profesor Ayala en una posición de honor sería un error", afirmó Gillman”.

Ayala, un hombre súper valorado. Veremos un poco más abajo su currículum.

“Por ello, su nombre será eliminado de la Escuela de Ciencias Biológicas y de la Biblioteca de Ciencias, así como de las becas de posgrado, los programas académicos y las cátedras de investidura.”

20180629 ayala¡Muy fuerte!

“Además el biólogo presentará su dimisión con fecha 1 de julio y "se abstendrá de futuras actividades universitarias".

“Las denunciantes, que han querido que su nombre se haga público, son Kathleen Treseder, profesora y jefa del departamento de Ecología y Biología Evolutiva (¡Guau!...); Jessica Pratt, profesora ayudante; Benedicte Shipley, vicedecana, y Michelle Herrera, estudiante graduada”.

Es decir, todas, mujeres hechas y derechas, salvo la estudiante graduada. El resto son mujeres de “rango”. No sabemos… ¿Cómo es esto?

"Agradezco y felicito a nuestros colegas que informaron sobre esta mala conducta", dijo el rector, que consideró su decisión como "extremadamente valiente".

A continuación el currículum de este hombre:

“Miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y ganador de la Medalla Nacional de Ciencia estadounidense. Ayala, con doble nacionalidad española-estadounidense, está considerado uno de los grandes expertos a nivel mundial en evolución.

Ex sacerdote dominico, estudió filosofía, teología y física en la Universidad española de Salamanca y genética y biología en la de Columbia (EEUU). Se ha distinguido mundialmente por resolver con argumentos filosóficos y biológicos el conflicto entre religión y ciencia, especialmente en el campo de la evolución de las especies y, en concreto, del hombre.”

20180629 ayala 2Y ahora, atentos:

“Esta labor le llevó a ser reconocido con el Premio Templeton, el galardón de mayor dotación económica del mundo -un millón de libras- que reconoce a personalidades internacionales por su contribución al diálogo entre la ciencia y la religión.

Ayala defiende que el naturalista Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución, "es un regalo para las religiones, porque permite distanciar a Dios de todo lo malo y cruel que hay en el mundo".

Bueno… ¡Cosas del señor Ayala!

“La religión y la ciencia son "dos ventanas para mirar al mundo, que es el mismo, y solo son contradictorias si una se empeña en pisarle el terreno a la otra", explicó en una entrevista tras recibir el Templeton en 2010.

Al margen de sus trabajos sobre la evolución, a la que ha dedicado varios libros, Ayala ha llevado a cabo importantes investigaciones sobre los protozoos parásitos, la malaria, la enfermedad de Chagas, la leishmaniosis o la llamada enfermedad del sueño africana”.

“Las denuncias contra Ayala y su dimisión han provocado una oleada de comentarios en Twitter, entre ellos el del español Lluis Montiliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), que dijo: "Muy triste confirmar, una vez más, que el acoso está por doquier, también en la ciencia"

Nos hacen mucha gracia estas últimas declaraciones. O sea, los periodistas –con el morbo- van a entrevistar a un científico, ¿no?, y éste entra al trapo y da por hecho que 20180629 ayala 4esto ha sido así. Y dice que es muy triste confirmar… ¿Usted qué ha confirmado, señor Lluis Montiliu? La prensa canalla es dura. ¡Un investigador del Centro Nacional de Biotecnología entra al trapo! No, tendría que haber dicho “No, mire usted, no tengo nada que opinar sobre eso. Si ha pasado, ¡qué pena!, y si no ha pasado, ¡qué bien! No tengo nada que decir”. Eso sería lo normal en un “científico”…

En fin, hecha esta salvedad, nos llama poderosísimamente la atención que, primero, este hombre, a sus 84 años, todavía esté en activo como investigador, lo cual indica que su capacidad cognitiva, deductiva, de inteligencia, etc. están al tope de la máxima eficacia; más en este tipo de universidades. Uno de los famosos investigadores “seniors”. Punto uno.

Punto dos: lo que nos llama también la atención es que se haya producido este acoso sexual (y no entramos en si se ha producido o no se ha producido, pero… ha habido mujeres que han dicho que sí ha habido acoso), y que no se haya resuelto entre ellos, teniendo en cuenta la categoría que tiene cada una de estas mujeres denunciantes. Es decir, no son alumnas que pasaban por allí (salvo una). Como personas “civilizadas” –es un decir, claro- nos extraña que no hayan podido resolver sus asunto sin llegar a crear todo este escándalo.

Evidentemente, todas las aportaciones de Francisco Ayala –ex sacerdote dominico, estudioso de Filosofía, Teología y Física, y Biología- se van a ver muy mermadas, por esta denuncia y por esta expulsión de una universidad acusado de acoso sexual.

JLP: También nos llama la atención de esto el que un acosador sexual, a los 84 años no es muy frecuente, ¿verdad?... Con otras edades sería más normal. Dado que estas mujeres se supone que son de menos de 84 años, ¿no será éste un típico ejemplo de “viejo verde”, que se decía antes?

JC Afán: Posiblemente, en la escala evolutiva del ser humano (que él tanto ha trabajado), sea el momento en el que él ha florecido como “viejo verde”.

JLP: ¡Ah! Por el camino verde que va a la ermita…

JC Afán: Eso es. Y tanto, tanto, que llega un momento que…

JLP: Ya, pero, una mujer ya hecha y derecha, decana… cuarenta y pocos años, o así, podría decir “Oye, ¿tú de qué vas?”

JC Afán: Pero, él, a su edad… Le hemos visto en la foto…

JLP: Es muy llamativo.

JC Afán: Y no se trata de mujeres estudiantes. Entonces, como son varias, sería cuestión de decirle “Oye, aquí venimos a trabajar”.

JLP: Y es que, además, ha sido en un periodo muy reciente…

JC Afán: Justo cuando estamos en la campaña del #MeToo en Estados Unidos. Pues, qué quiere que le diga, este señor muy evolucionista y muy de todo, pero…. ¡poca visión! El entorno no lo domina.

JLP: Llama muchísimo la atención todo esto.

Y, evidentemente, (si vamos a pecados, o pecadillos, o pecadotes, ¿verdad?) todo esto no quita para reconocer todos los aportes que ha hecho este hombre en el terreno de la ciencia.

Ya lo conocíamos, como hombre famoso. Una cosa no quita la otra, aunque… aparentemente ahora sí la va a quitar. Imaginamos que con este asunto empezarán a borrar su nombre de todos los sitios.

En fin… No llegamos a entender muy bien esto, porque, bajo el epígrafe de “acoso sexual” se puede dar ahora cualquier tipo de manifestación. Habría que ver qué tipo de acoso hizo el profesor Ayala. Con esto no queremos disculparlo, ni muchísimo menos, por supuesto. Imaginamos que habrán sido acosos repetitivos, insistentes, y absolutamente incómodos – ¡deducimos!- para que estas cuatro mujeres le hayan denunciado así (diciendo su nombre, su formación, y su cargo). Tampoco nos especifican hasta qué punto este hombre era jefe de estas mujeres, o no lo era. No lo sabemos.

Hasta aquí El Editorial. Triste, ¿verdad? Aunque tenemos la sensación de que habrá más noticias al respecto de este caso.

Novedades

Esta semana...

2021-09-28 Radio Pirata_Afinidad-Símil

2021-09-27 Publicaciones Neijing

2021-09-27 CinemaTian_The Mauritanian

2021-09-26 Impresiones Hoy

Ver más programas

TWITTER J.L.P.