EL EDITORIAL. Camas hospitalarias: atraco del Estado a la población

 

COMUNICANuestro Editorial hoy nos lleva, nunca mejor dicho lo de sanante, a un acontecer sorprendente que viene reflejado en el diario El País:

“Los enfermeros denuncian el cierre de 14.000 camas en verano en toda España”

¿Qué les parece? No es algo… ¿eh?

“SATSE (el Sindicato de Enfermería) calcula que las mayores problemas se registran en Andalucía, con 2.400 camas menos, (también es la Comunidad Autónoma más grande), en Madrid, con unas 1.500, y en Euskadi, con más de 1.000”.

“El sindicato de enfermería Satse, el mayoritario entre los enfermeros, ha denunciado el cierre de, al menos, 14.000 camas en los distintos centros hospitalarios públicos españoles durante los meses de verano, así como la disminución del número de profesionales y de servicios. En su opinión, según critica en una nota, supone un "notable deterioro" en la atención que se presta a los ciudadanos. El Ministerio de Sanidad contempla en sus estadísticas un total de 110.509 camas entre hospitales públicos y centros de salud, por lo que el cierre denunciado supone un recorte del 12,6% del total”.

Esto es mucho en una población en la que la edad media del trabajador está en los 40 años… Es mucho cerrar 14.000 camas.

“Los enfermeros sostienen que, un año más, las distintas administraciones sanitarias aprovechan el verano para ahorrarse dinero a costa de la atención a los ciudadanos. No es admisible, a su juicio, que se ponga el cartel de "cerrado por vacaciones" a hospitales y centros de salud durante tres meses mientras los ciudadanos siguen necesitando sus servicios", apuntan”.

“El cierre de las camas, según el sindicato, conlleva un aumento de las listas de espera médicas y quirúrgicas; la paralización de pruebas diagnósticas; las altas de forma precipitada, y el amontonamiento de pacientes en los servicios de Urgencias. Desde 2013 el número de camas cerradas durante el verano varía entre las 11.000 en 2016 y las 15.000 en 2014, según el SATSE, que no tiene datos de 2017 ni de 2015”.

“Satse calcula que en Andalucía se cerrarán más de 2.400 camas; en Extremadura, unas 350; en Asturias, cerca de 400; en Baleares, más de un centenar; en Euskadi, más de 1.000; en Castilla-La Mancha, cerca de 400; en Murcia, casi 300; en Madrid, unas 1.500 y en Castilla y León, más de 400 camas. En la Rioja ha contabilizado 50 camas menos; en Navarra, alrededor de 200; en Canarias, más de cien; en Cantabria, más de 40; en Galicia, más de 900; en Aragón, cerca de 400; en Cataluña, más de 2.300 y en la Comunidad Valenciana, unas 3.000”.

“En Madrid, específicamente, el Viceconsejero de Sanidad, Fernando Prados Roa, informó en la Asamblea el pasado 19 de junio, de que este verano hay habilitadas en la región 11.425 camas, lo que supone el 92% del promedio de camas en funcionamiento en 2016 (12.389 según el último dato disponible). Si usamos para la comparativa las camas instaladas (14.536), la reducción es del 21%. Prados Roa informó que el cálculo de la Consejería es que haya una disminución de la población madrileña durante el verano del 11%, un descenso de intervenciones del 17,8% y una caída de los ingresos hospitalarios del 14,8%”.

20180710 camasPero… Una disminución de servicios del 21,6% es tremenda.

Vamos a ver, analicemos un poco las cosas. Esto, evidentemente, va a potenciar el uso de la medicina privada… (Que esto vaya de pasada). Es evidente; de puro capitalismo, puesto que si uno va con un problema y las urgencias están plenas, plenas, plenas… y no hay posibilidad, es de suponer que tienda a resolver el problema de la otra forma. Eso por una parte: la economía.

En segundo lugar las desfachateces –no nos cabe otra palabra-. ¡Tenemos médicos de sobra! Sí, teníamos para darles una noticia del embudo de médicos sobrantes que hay, que bien podrían suponer no solamente no suspender esas camas que han quitado, sino añadir nuevas para que borráramos para siempre las famosas listas de espera. Es tan fácil como organizar cuerpos de especialistas y médicos para que no haya ninguna lista de espera, sino que como mucho las cosas no pasen más allá de un mes.

Pero es que, con lo que se acumula en junio, julio, agosto y septiembre (más bien cuatro meses más que tres), después si le añadimos lo que se acumulará en el invierno, jamás se dará buena cuenta a las listas de espera.Todo ello hace que todo usuario de la Seguridad Social, además tenga ADESLA, SANITAS o cualquier otra institución, además de alguna necesidad urgente de privado-privado.

Esto nos parece un atraco; un atraco del Estado de Derecho a los Derechos Fundamentales de la población, de la sociedad en la que vivimos. Esto lo tiene usted que saber, don Pedro I ‘El Sánchez’, porque ahora que se quiere dedicar a los niños, ¿verdad? Debería saber que, tal y como va la sanidad española, se está atracando al que le toque estar enfermo, porque no le vale con tener derecho a la Seguridad Social, necesita otro apoyo. Y ahí están las aseguradoras privadas y, además, nuevos especialistas y personas de renombre para poder solucionar determinadas cosas.

Eso es un atraco social: el promover, sin querer queriendo, servicios especiales que hay que pagar. ¿No es suficiente con el pago a la Seguridad Social? ¿No es una “ambición” –entre comillas- social el que la población a estas alturas en España tenga una Seguridad Social plena que no requiera ningún otro seguro por parte del usuario?

Tome nota, señor súper gobernante, Pedro I ‘El Sánchez’.

Novedades

Esta semana...

2018-09-20 Comer Salud

Manos Sanando_2018-09-20_4 Métodos Diagnósticos Pulsos

2018-09-17 Belleza

2018-09-18 Clorofila & Company

Ver más programas

PRÓXIMOS PROGRAMAS

DIMÚSICA
21-09-2018 18:00
CUENTISTAS DEL MUNDO
21-09-2018 18:30
COMUNICACIONES TIAN
21-09-2018 19:00

TWITTER J.L.P.