HACE YA 40 AÑOS DEL PRIMER DIAGNÓSTICO DE UN CASO DE SIDA

 

20210610 vih 2Nuestro mayor recuerdo para este momento: hoy es el 40º aniversario del SIDA[1]. Recogemos la noticia del diario El País:

“Aniversario del sida: 40 años y 40 millones de muertos.”

¡Ya hace 40 años!… Y oficialmente 40 millones de muertos (que  no es poco), ¡y se siguen muriendo del síndrome!

“En junio de 1981 se realizó la primera descripción clínica de casos de lo que se denominaría luego Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Un repaso a la historia de una pandemia que fue devastadora y para la que aún no existe vacuna.”

¡Qué cosa! ¡No hay vacuna!...

“El 5 de junio de 2021 se cumplen 40 años de la primera descripción clínica de casos de lo que, posteriormente, se denominó Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida). Los casos aparecieron publicados en el Boletín Epidemiológico Estadounidense Morbidity Mortality Weekly Report (MMWR) en 1981. Se trataba de cinco varones previamente sanos que presentaban infecciones oportunistas en el contexto de una gravísima inmunodepresión celular.”

“Tan solo dos años después, en 1983, los Laboratorios del Instituto Pasteur en París aislaban el agente infeccioso responsable de esta nueva enfermedad, el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).”

“A lo largo de estas cuatro décadas se calcula que cerca de 40 millones de personas han fallecido de sida en todo el mundo. Además, conviven con el VIH unos 38 millones, todavía se infectan cerca de un millón de personas anualmente y fallecen unas 700.000 por año.”

O sea, el causante sigue en activo.

“En España el número de enfermos de VIH asciende a 150.000, y surgen en torno a 3.000 nuevas infecciones al año.”

“La primera década de la pandemia de VIH fue terrible desde todos los puntos de vista, con una morbimortalidad elevadísima.”

¡La vivimos y la hemos seguido desde entonces!

“Tanto que a ese período se le conoce también como la “Edad Media” del VIH.”

“Había desconcierto general, y la desesperación en pacientes y personal sanitario era enorme. A ello contribuyó que, aunque el VIH había sido identificado en 1983, hasta 1986 en España no eran obligatorias las pruebas de despistaje del VIH en todo producto hemoderivado (transfusiones, etc.). Por otro lado, durante los primeros años no estaba claro si atribuir la causa del sida a un agente biológico o a un agente químico. Para colmo, todos los intentos por conseguir tratamientos frente al VIH tenían un éxito muy discreto y muy limitado en el tiempo.”

“Durante los primeros años no estaba claro si atribuir la causa del sida a un agente biológico o a un agente químico.”

20210610 vih 3“En aquella primera década, la infección por VIH llegó a ser la primera causa de muerte en nuestro entorno en personas de entre 20 y 40 años. El cambio radical llegó en la segunda década, tras el Congreso Internacional de sida de 1996 en Vancouver (Canadá). Fue entonces cuando aparecieron estrategias antirretrovirales muy potentes, capaces de inhibir la replicación del VIH casi al 100%, que hicieron que la mortalidad disminuyera de forma importantísima.”

“Sin embargo, los efectos adversos de la medicación y las múltiples pastillas diarias que debían ingerir los pacientes eran un obstáculo muy grande para un tratamiento crónico.”

“Por otro lado, múltiples estrategias de tratamiento incluían terapias de tres moléculas que, si bien tenían una eficacia muy alta, se acompañaban de importantes efectos adversos como la lipodistrofia que limitaban la calidad de vida de los pacientes, incrementando el estigma de la enfermedad.”

“En la tercera década de la pandemia aparecieron al fin opciones más potentes que las anteriores con un perfil de seguridad excelente (prácticamente sin efectos adversos), de múltiples familias de fármacos y reunidas en una sola pastilla al día.”

“Desde entonces, los avances han ido orientados a encontrar nuevas moléculas con un perfil de eficacia, tolerancia y conveniencia excelentes, que incluso permiten la administración parenteral (intramuscular o subcutánea). Esto abre la posibilidad a tratamientos antirretrovirales administrables cada varias semanas o meses.”

“Además se han establecido las bases para el control efectivo de la pandemia mediante medidas profilácticas. Eso incluye la detección y tratamiento precoz de los infectados (test and treat, “diagnosticar y tratar”). Pero también la profilaxis pre-exposición (PrEP), consistente en administrar moléculas antirretrovirales en personas con alta probabilidad de infectarse para, efectivamente, evitar dicha infección. Además, se insiste en investigar verdaderas vacunas profilácticas que puedan evitar la infección por el VIH.”

20210610 vih¡Se insiste en investigar!

“En el momento actual, la investigación sobre el VIH se enfrenta a dos grandes desafíos: alcanzar su curación mediante nuevas estrategias de tratamiento que permitan eliminar el virus en el paciente infectado y conseguir una vacuna preventiva frente al VIH.”

¡Ya ven ustedes! ¡Cuarenta años y todavía no tienen vacuna!

 “ONUSIDA se ha propuesto también que la sociedad en su conjunto elimine totalmente el estigma que ha conllevado la infección por VIH.”

El artículo continúa diciendo que hay varios proyectos actualmente trabajando en esa vacuna, pero hay una cosa que nos llama poderosísimamente la atención: no se nombra en ningún momento a los llamados “disidentes”; ¡ya no existen!

Los disidentes[2] eran un grupo de señores, de alto prestigio científico, que disentían de la teoría de que el origen del problema fuera un virus. Hace ya 40 años de eso, evidentemente de este grupo de disidentes ya van quedando menos. (Nosotros tuvimos la ocasión de hablar y de entablar un grado de amistad con uno de ellos que ya no está entre nosotros, pero al que recordamos mucho).

Este grupo tenía argumentos muy significativos[3]. Ellos pidieron al Congreso de los Estados Unidos una investigación independiente, es decir, que no fuera pro postulados de Robert Gallo y Luc Montagnier. Una investigación que estudiara si realmente el causante de la enfermedad era el VIH. Dicha solicitud fue rechazada totalmente.

Los disidentes fueron perseguidos, expulsados de cualquier congreso, no les admitían ninguna ponencia y, por supuesto, fueron desposeídos de los cargos que desempeñaban anteriormente. Ni publicaciones de sus teorías, ni nada de nada.

Entre otras, recordamos las declaraciones que hizo nada más y nada menos que Kary Mullis, que ya no está entre nosotros (Premio Nobel de Química 1993, y descubridor de la prueba PCR), quien dijo que en su opinión se estaba (y se está) cometiendo la mayor atrocidad científica con la declaración de que el VIH produce la enfermedad del SIDA. Decía que eso no era cierto.

20210610 vih 5A nosotros nos llama mucho la atención el hecho de que el francés Luc Montagnier haya abandonado la corriente científica oficial ante el síndrome, habiendo sido él uno de los que la creó. (Por cierto, sus trabajos los hizo en colaboración con la doctora Françoise Barré-Sinoussi, bioquímica francesa que también fue galardonada con el Premio Nobel de Medicina 2008 junto a Montaigner. Ellos fueron los que supuestamente descubrieron el virus. El norteamericano Robert Gallo, a quien también se le atribuye el descubrimiento, fue un oportunista que se apropió de las investigaciones de los dos franceses, y dijo ser él quién había aislado al virus). Pero volviendo al tema: ¿por qué Montagnier se ha apartado de todo esto y ahora se dedica a estudiar cosas que son anti-versiones oficiales? Por ejemplo, dice que el COVID-19 es una creación típicamente de laboratorio, y también dice que las vacunas son un engaño… ¡Que diga eso un Premio Nobel de Medicina… Nos llama la atención! ¿Se estará arrepintiendo?

Sea como fuere, no olvidemos que todo esto empezó en el grupo de las personas homosexuales, drogadictas, y con malnutrición severa, y unos trastornos por enfermedades adyacentes muy significativas. Nosotros hemos seguido muy de cerca en la  evolución.

No podemos hablar en el nombre de nadie, pero sí podemos decir que la humanidad como ciencia no puede permitirse el lujo de que, 40 años después, todavía no tiene  un tratamiento. Ha habido dos casos que se han sero-negativizado (no se sabe por qué). Es decir, hay que evitar que la enfermedad progrese, pero…la enfermedad está ahí.

No hay tratamiento (como tampoco lo hay para el COVID-19), no hay cura, y no hay vacuna, que es todavía más sorprendente (¡40 años después!)

Claro, es inevitable para cualquiera pensar que si han hecho una vacuna para el COVID-19 de urgencia, por ley, en menos de un año… la misma ley de urgencia podrían haberla implementado para el SIDA. ¡Que en 40 años no hayan hecho una vacuna… con todos los súper medios que dicen que tienen ahora!, “de RNAm o DNA… para “sero-positivizar” a los pacientes de SIDA… A nosotros todo este asunto nos crea la sospecha de que tal virus es un “no es”, ¡porque en otro caso ya habría aparecido! Y si es un “no es”, ¿cómo va a haber vacuna?

¡Es terrible, terrible, terrible, pero es así! ¿Algún día lo tendremos claro?... Pues… si han pasado 40 años y siguen los contagios, siguen los fallecimientos (en menos proporción pero siguen)… ¿Ustedes creen que tendremos alguna vez claro lo del COVID-19? Pues lo del SIDA lleva el mismo camino.

En cualquiera de los casos, saludos para todos los que la puedan padecer, y… por favor, a los que se someten a ese riesgo, ¡piénsenselo! Hay un desconocimiento de muchas cosas pero, lo poco que sabemos (que es  nada) cuidémoslo.

**************

[1] No confundir con el Día Internacional del SIDA (todos los años el 1 de diciembre).

[2] En 1984 Robert Gallo y Luc Montagnier expusieron sus trabajos iniciales respecto al SIDA, los cuales constituyeron la base de la teoría viral oficial (la cual establece una relación de causalidad entre el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Desde entonces surgieron críticas y explicaciones alternativas, las cuales niegan dicha causalidad, o incluso niegan al mismo virus VIH.

Disidentes destacados:

  • Peter Duesberg,alemán, Dr. Profesor de Biología molecular y celular, con un largo curriculum y hoy en activo
  • Kary Mullis, norteamericano, Premio Nobel de Química 1993. Fallecido en 2019.
  • Harvey Bialy, norteamericano, biólogo molecular en activo, director de la "Virtual Library of Biotechnology for the Americas”
  • Roberto A. Giraldo Molina, colombiano, médico y cirujano egresado de la U de Antioquia, donde se especializó en medicina interna con énfasis en enfermedades infecciosas e inmunología. Se graduó con distinción en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de la U de Londres al obtener un Magister de Ciencia en Medicina Clínica Tropical; además, fue formado como Psicoanalista Integral de la Sociedad Internacional de Trilogia Analitica en San Pablo, Brasil. La mayor parte de su carrera investigativa transcurrió en el campo de las inmunodeficiencias secundarias o adquiridas, especialmente aquellas que ocurren en los países subdesarrollados. Fallecido en 2019.
  • Eleni Papadopulos-Eleopulos, biofísica médica, profesora en el Royal Perth Hospital, Australia.
  • Serge Lang, célebre matemático franco-norteamericano. En 1998 la editorial Springer-Verlag le ha publicado un texto, Challenges, donde expone sobre las hipótesis alternativas y otro capítulo concretamente sobre el comportamiento de Gallo. Falleció en 2005.
  • Stefan Lanka, virólogo alemán.

[3] Para más información sobre argumentos de disidentes: Científicos disidentes sobre la hipótesis que correlaciona VIH con SIDA

Novedades

Esta semana...

2021-06-21 IMAGINA-Té

2021-06-21 Belleza

2021-06-20 Impresiones Hoy

2021-06-18 Danzas de Vida_Lluvia-Nieve_Rocío

Ver más programas

PRÓXIMOS PROGRAMAS

COMUNICACIONES TIAN
22-06-2021 18:00
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
23-06-2021 17:00
COMUNICACIONES TIAN
23-06-2021 18:00

TWITTER J.L.P.