EL EDITORIAL. Violencia machista: la protección no es la solución

COMUNICA mujersNuestro Editorial hoy cambia y no se refiere al COVID, porque hoy casualmente es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Además, es el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving Day) o también Thanks Heaven Day (como le llamamos nosotros). Y nuestro Editorial está dedicado a la mujer. Recogemos la noticia aparecida en el diario El País:

“Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las mujeres. Más de 53.000 mujeres y 9.000 menores tienen seguimiento policial por violencia machista: “Si lo veo, me tiembla todo”.

“Dos víctimas, una con un dispositivo telemático para detectar si su expareja está demasiado cerca y otra a la que los agentes monitorizan por WhatsApp, cuentan al diario El País cómo es su vida en alerta tras denunciar a sus parejas.”

¡Pues cómo va a ser!... ¡Terrorífica!.. ¡Más de 53.000 mujeres y 9.000 menores tienen seguimiento policial! Esto es demoledor.

“Hoy jueves, 25 de noviembre, se celebra en todo el mundo el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. En España hay 53.111 mujeres víctimas de la violencia de sus parejas o exparejas con algún tipo de seguimiento policial. La cifra resulta de sumar las 37.103 víctimas con riesgo apreciado del sistema VioGén del Ministerio de Interior, registradas en octubre en 15 comunidades autónomas más Ceuta y Melilla, con otras 10.954 en Cataluña, según datos de los Mossos, y 5.054 más en el País Vasco, según las cifras de la Ertzaintza. En el caso de VioGén incluye 28.507 mujeres en riesgo bajo, 8.061 en el medio, 526 de riesgo alto y nueve de riesgo extremo. Cataluña y País Vasco computan los niveles de riesgo de forma diferente al modelo estatal, por lo que los datos pormenorizados por niveles no son equiparables. Además, hay 8.957 niños dentro del sistema VioGén, sin contar con Cataluña y País Vasco.”

“En los casos más graves, como esas nueve mujeres en riesgo extremo de VioGén, se establece un seguimiento policial las 24 horas.”

Dejamos un momento el texto de la noticia para hacer un comentario: Si es realmente un riesgo vital grave… ¡que se corte cualquier tipo de posibilidad de relación! Esa vigilancia policial es un agobio y una angustia permanente, ¿no?

O sea, es increíble que tengan un seguimiento policial las 24 horas en esos 9 casos graves… ¡Que se vaya a vivir a otra parte! O, mejor, QUE DESPLACEN A ESE SEÑOR… a otro continente. ¡Por favor! ¿Cuánto tiempo va a estar así estas mujeres?

“En el riesgo bajo se facilitan números de teléfono policiales a las mujeres para que puedan llamar a cualquier hora. En el medio, se activa un control “ocasional” del domicilio, el trabajo o el colegio de los menores en horario de entrada o salida y el protocolo oficial recomienda instar a la Fiscalía a que coloque un dispositivo telemático de control, como el que lleva Alicia. En el nivel alto se insiste en el traslado a una casa de acogida de la mujer y se ejerce un control “frecuente” de los lugares de trabajo y el colegio de los menores y un control “aleatorio” de los movimientos del agresor. En todos los casos se explicita al hombre que es objeto de un seguimiento policial.”

Y este señor al que corresponde… ¡imagínense!

“Todo está protocolizado y estandarizado”, explica al teléfono María Jesús Cantos, jefa del área de Violencia de Género del Ministerio de Interior. “En cada caso, los agentes policiales hablan con la mujer para hacer un plan personalizado tanto de autoprotección como de protección policial, que varía si se quedan en su casa, donde les recomiendan por ejemplo cambiar la cerradura, o si van a una casa de acogida”. Más de 27.000 agentes cubren de distinta manera este seguimiento policial, según datos de Interior, que no incluye a las policías autonómicas vasca y catalana. Pero de todos ellos, solo hay unos 2.100 policías nacionales y guardias civiles especializados, a lo que se añadirían 200 mossos y 74 ertzainas.”

“No existe una cifra oficial de la inversión que supone la plantilla policial y de otros funcionarios destinados a proteger a las víctimas de la violencia machista, explica un portavoz de Interior.”

20211125 8O sea, se deja al violento machista suelto y hay que proteger a la mujer. De verdad que hay algo que no funciona…

“España destina casi 16.000 millones a combatir la violencia contra las mujeres en el seno de la pareja, desde las horas de trabajo perdidas, a la asistencia a las víctimas en el sistema de salud o los análisis forenses, entre otros aspectos, según el informe El coste de la violencia de género en la Unión Europea presentado en septiembre por el Instituto Europeo de Igualdad de Género (EIGE, por sus siglas en inglés). El cálculo se basa, entre otros trabajos, en el informe El Impacto de la Violencia de Género en España: una valoración de sus costes en 2016, que estimó una horquilla para el gesto netamente policial entre 256 y 534 millones de euros anuales, en función de si se calculaba sobre la ratio de efectivos policiales o sobre el número de casos existentes.”

Nos parece terrible como va aumentando el número de casos, actualmente hay 68.188 casos activos. Y en el 44,3% de los casos la víctima tiene menores a su cargo. ¡Encima!

Nos plantean un ejemplo:

“Alicia lo lleva en un neceser azul dentro de la mochila, con los klínex, los chicles y un espray de pimienta. Lo llama “el aparatito”. Es como un Nokia de los antiguos. Y aunque a veces pita de madrugada y la despierta, aunque no sabe dónde meterse cuando suena entre extraños y todavía le da algún que otro susto a su hija, le gustaría poder llevarlo toda la vida. O al menos, hasta que su ex esté muerto, que es lo que a veces desea “no por odio” sino para que ella y su niña puedan vivir sin miedo. El “aparatito” es el sistema de protección telemático que llevan 2.499 mujeres en España por orden judicial. La otra parte del dispositivo, una pulsera normalmente enganchada al tobillo, la llevan ellos. Si se acercan a menos de la distancia fijada —500 metros en el caso de Alicia— el aparato de ella comienza a pitar y lanza un mensaje por la pantalla: “Agresor cerca”.

“Una policía especializada de la UFAM (Unidad de Atención a la Familia y Mujer) la llama cada 15 días salvo si le pita el aparato, en cuyo caso llama antes. Alicia habla de ella como si fuera una amiga. La agente recuerda que pueden acompañarla a los juicios. Esas llamadas periódicas son muy beneficiosas para las mujeres, señala la psicóloga: “Las hacen sentir muy acompañadas”.

Creemos que se está tergiversando todo: se sigue considerando a la mujer, de alguna forma, la culpable y… ¡a protegerla! ¿Y al señor, qué? ¿Nada? De verdad que…

Estas mujeres viven en “casas-cárceles”. Mientras se siga manteniendo este criterio de que hay que proteger a la mujer pero el macho puede estar suelto, vigilado “aleatoriamente” pero libre, estamos haciendo un flaco favor a estas mujeres. No vamos a decir lo que hay que hacer a estas personas pero gastarse todo ese dinero (no importa la cantidad, aunque es cierto que se habla de una cifra escandalosa: España destina casi 16.000 millones a combatir la violencia contra las mujeres en el seno de la pareja), pues… ¡EL PROBLEMA ES EL CASTIGADOR, NO ES LA CASTIGADA!

Pero, ¿esto qué es? Esto es una actitud típicamente machista. La sociedad típicamente machista se gasta 16.000 millones en combatir la violencia protegiendo a la que puede ser violentada haciéndola vivir en un “sistema carcelario” (la mujer y, en un 44% de los casos, sus hijos).

Estos señores que se ha demostrado que son un peligro (como en esos nueve casos que nombrábamos que las mujeres están en un peligro extremo), ¿no se les puede llevar ante un juez y…? No decimos que se les meta presos, pero son sujetos altamente peligrosos… ¡algo habrá que hacer! No simplemente proteger a la víctima. En primer lugar porque la protección es siempre solo hasta cierto punto: mientras se llama, o no se llama, o salta la alarma, o no salta, el sujeto ya puede haber cometido un delito contra ella.

¡No estamos de acuerdo con este sistema! ¿Qué haya una protección? Sí, nos parece bien pero NO ES LA SOLUCIÓN. Se puede seguir destinando millones y millones de euros a ello, cada vez más porque cada vez hay más maltratadores (por ejemplo, las últimas cifras indican que en las parejas jóvenes de adolescentes ven normal que se maltrate, y no consideran ciertas actitudes como violencia de género).

Mientras el varón no sea consciente de que no debe maltratar a su pareja, mientras no se consiga eso, POR MUCHO QUE PROTEJAMOS A LA MUJER, ÉL SEGUIRÁ MALTRATÁNDOLA. Se debería establecer un plan de cambio de actitud y de consideración por parte de las autoridades hacia el hombre. Coger a estas personas que están en riesgo medio, riesgo bajo, o riesgo alto, a todos esos hombres, y someterlos a una terapia comunitaria, una terapia para que tomen consciencia de esto. Al mismo tiempo que se siga protegiendo a la mujer, por supuesto. Y esa terapia que sea obligatoria porque esos hombres son peligros latentes. ¡Por favor! Es como si tuviéramos a una persona con una enfermedad que necesite un remedio. Tenemos que buscar la forma de realmente resolver su problema con un remedio A, B o C.

Tenemos que acomodarnos; llamar la atención al agresor, ¡no solo proteger a la víctima! Porque, como vemos, al agresor se le deja tranquilo… ¡No! Se cuida por lo que puede hacer pero él sigue su vida. En cambio la mujer no sigue su vida: porque tiene la policía, tiene la telemática, y tiene lo que sea. O sea, está en su casa “encerrada” en una cárcel, por si aparece “el caballero”. ¿Y la terapia rehabilitadora al caballero?, ¿qué? No nos consta que haya ninguna cosa, salvo que el caballero quiera entrar en algún programa rehabilitador. Pero no nos consta que haya una obligatoriedad, a un maltratador nato, de tener que asistir a terapias o a servicios comunitarios obligatorios para que se dé cuenta de lo que pasa.

JC Afán: No es obligado ante situaciones de “intentos”. Es decir, estamos hablando de “intentos de primera agresión”, de alguien que llega con lesiones… Aquí es donde realmente se debería tomar las primeras medidas porque el señor ya ha pasado del dicho, al hecho. Pero no… ahí suelen ser amonestaciones y ese tipo de cosas. Y en caso de que cometan el delito, y haya pérdida de la vida de la mujer, tiene la opción, “tiene la opción”, de hacer algún cursillo de rehabilitación en la cárcel antes de salir, pero tampoco es obligatorio.

JLP: Ya, claro, pero si va a la cárcel es porque ya ha matado a la mujer… ¿Mientras tanto? Mientras tanto ese señor está LIBRE DE SEGUIR MALTRATANDO A ESA MUJER O A OTRAS.

JC Afán: La estadística dice que los maltratadores buscan a otras mujeres, y van repitiendo siempre el mismo modelo. Ahí debería intervenirse y ponerse todos los controles del mundo al señor. Es una discusión eterna en la que dicen que “todavía no ha cometido el delito”… Sin embargo cuando, por ejemplo, alguien hace un manifiesto en contra de un grupo étnico, de una minoría, y lo amenaza en Twitter u otra red social se toman medidas alegando que se hacen en grado de tentativa. Y se podría modificar la ley para dar cabida a ese trabajo terapéutico y preventivo real para los que realmente no tienen visas y posibilidades aparentes de cambiar su actitud. Simplemente porque un juez le diga “haga usted el favor de no hacer esto” no va a dejar de ahcerlo.

JLP: Es que fíjese lo que supone esto: se gastan 16.000 millones de euros en proteger a las mujeres mediante actitudes machistas. Parece que es una protección a la mujer, pero es una protección falsa porque el agresor sigue impune, y a la mujer se la somete a un control y a un cuidado en el que la mujer no puede tener libertad de movimientos en ningún sentido.

JC Afán: Además, todo el mundo sabe que no se puede tener vigilada las 24 horas del día, porque el señor tiene esa única obsesión y puede esperar tranquilamente hasta que un día que ve un hueco lo logra. No sirve para nada. Como hasta hace muy poco (unos 15 o 20 años en que se cambió un poco la visión) se decía que “eso son asuntos de familia”, ahí no se metía nadie, con lo cual… Se protege a la mujer aunque “igual ha hecho algo, ¿eh?”. Eso está ahí presente.

JLP: Efectivamente. Parece una actitud de cuidado a la mujer pero, en realidad, es un falso cuidado porque el real cuidado sería otro. Si se quiere cuidar a un niño para que no tenga la polio o colesterol, o tal o cual cosa, se le quita poniéndole vacunas, o quitándole de ciertos alimentos, o cualquier otra cosa. Si se quiere cuidar realmente a la mujer hay que cuidar al agresor, hay que actuar sobre él, pero aquí no se actúa sobre él. Es la misma actitud que con el aborto: a partir de los 14 años la niña puede abortar, pero no se pide para nada que acuda el “cómplice” del embarazo. Puede ir una niña de 14 sola, pero nada más, y el hombre no aparece para nada porque no lo exige la ley. No, no, no… Si esta mujer está aquí y va a abortar, necesitamos que este señor esté aquí también, porque es parte contratante de la primera parte… Y en el caso de la violencia machista pasa lo mismo: hay un señor al que le da por violentar a las mujeres (no solo a la suya porque lo hace con otras también, a las que no se vigila, solo a la “oficial”), y lo que se hace es someter a esta mujer a cárceles perpetuas, como en la antigua inquisición (con mucha pulsera, mucha historia, mucha llamada, mucha tal, pero…), ¿cómo se puede vivir así, en una angustia permanente? Como en estos nueve casos de alto grado en los que en cualquier momento puede ocurrir que mate a la mujer. ¡Por favor! Hay suficientes hechos que justifican decir que ese señor es un psicópata y que va a por ella. ¿Qué hay que esperar? ¿a que la mate?

JC Afán: Así es. En este caso no se actúa porque no hay delito, es solo presunción. Pero… en otros casos la presunción es suficiente para lleva a alguien a la cárcel. Por ejemplo, cuando se sospechaba que alguien tenía un fusil y podía amenazar al presidente del gobierno, debería haberse quedado quieto hasta que lo mataran, ¿no? Pues lo mismo. En este caso no es amenaza de magnicidio sino de feminicidio. Aquí es donde podrían trabajar y actuar.

JLP: A la mujer, “si lo veo, tiemblo”, y el hombre va de gratis y vive como quiere. Es UN CUIDADO MACHISTA.

Esta otra lectura de la situación la lanzamos al aire para que se recapacite sobre esto. Terrible, terrible, terrible.

Novedades

Esta semana...

2022-08-09 Neijing Today

2022-08-09 Radio Pirata: Planeta DDT

2022-08-08 Voceros de Euskal Herría_Kepa Uribarren_Arte en Madera

2022-08-07 Impresiones Hoy

Ver más programas

TWITTER J.L.P.