¿POR QUÉ NO SABEMOS CONVIVIR CON NUESTRAS BACTERIAS?

“Las infecciones bacterianas comunes son la segunda causa de muerte en el mundo”

bacterriasJLP pero hasta hace poco, las infecciones bacterianas comunes, comúnmente se resolvían, pues ahora ya no

Un estudio calcula que 33 patógenos habituales estaban detrás de uno de cada ocho decesos en 2019. Estos cuadros infecciosos fueron uno de los principales motivos de defunción global, solo por detrás de las cardiopatías isquémicas

JLP: Cuando hablan de patógenos comunes hablan de bacterias, que habitan habitualmente en nuestro organismo -son parte de nuestro ecosistema- y que habitualmente no causan patología, como por ejemplo el E Coli, que es un germen habitual en nuestra vejiga y que en proporciones normales el organismo lo mantiene a raya y no causa problemas es más es beneficioso.

¿Qué es lo que ocurre? la pregunta es clave, qué es lo que ocurre para que ahora ese porcentaje que antes sería de cada 10-12, aumente a uno de cada 8. Que esto hay que estudiarlo, porque ya saben que los números no es el fuerte de la humanidad en general, pero en España tenemos un suspenso absoluto en matemáticas, calculo y números.

Lo cierto es que la indicación específica es que nuestro sistema inmune está padeciendo una debilidad preocupante. Si detrás de cada 8 defunciones hay una provocada por patógenos habituales -o sea que se vuelven patógenos- es porque el sistema inmune no funciona.

¿Y cuales son las causas de que el sistema inmune no funcione? Las causas son porque el sujeto no encuentra la realización de sus funciones, según los criterios en los que ha vivido y se ha criado y desarrollado. Y al no cumplir las funciones adecuadas porque faltan recursos, porque está en paro, porque está divorciado, porque no tiene proyectos realizables, porque está solo… esas pequeñas cosas del mundo cotidiano, del pago obligado por la libertad, no sabemos a qué libertad se refiere. Ese “pago obligado” viene luego con un sobrecargo, y ese sobrecargo es que nuestro sistema inmune se vuelve deficitario por todas esas causassuperbacterias

Esta es una opinión, un punto de vista que lo avala el empirismo de ver que esas infecciones se hacen cada vez mas potentes, cada vez hay bacterias más resistentes, cada vez los antibióticos se encuentran con más dificultades, porque la guerra es la guerra y declararle al guerra -para que ustedes se hagan una idea- a las bacterias con antibióticos, es dar por perdida la contienda.

Para hacernos una idea muy simple si tenemos un billón de células humanas -hablando en genérico- en nuestro cuerpo hay 2 billones de bacterias, para que se vea la proporción. Nos duplican o triplican los agentes bacterianos, sin contar los virales en la composición de nuestro organismo.  

Declarar la guerra a las bacterias es un mal negocio. Muy malo

Habrá que buscar otro sistema que es el que tiene propio sistema humano, que es desarrollar un sistema inmune que llegue a un acuerdo con el sistema bacteriano, éste se vea también alimentado adecuadamente, por una ingesta, una respiración, unas vivencias “X”, que nos hagan competentes de cara al medio y el medio saque sus beneficios y nosotros saquemos el nuestro, equitativamente.

Pero cuando esto no ocurre, las cosas se vienen abajo

sitema inmune“No hay enemigo pequeño. Con apenas 1,5 micrómetros de tamaño, mil veces menos de un milímetro, el Staphylococcus aureus es capaz de secretar toxinas que generan intoxicaciones alimentarias o de provocar infecciones internas que matan a una persona. O a cientos de miles. Esta bacteria, que al microscopio se manifiesta como una especie de racimo de uvas dorado, está detrás de más de un millón de fallecimientos en el mundo y conforma, junto a otros 32 patógenos bacterianos, la segunda causa de muerte global, solo por detrás de las cardiopatías isquémicas. Así lo apunta un estudio internacional publicado el lunes en la prestigiosa revista The Lancet, que calcula que 7,7 millones de muertes en 2019 estaban asociadas a infecciones bacterianas comunes.

JLP si tal y como acabamos de leer, esto es cierto, nos queda poco. Estas son “las cuentas de la vieja” y nos auguran un final terrible

Están por todas partes: en la comida, en las superficies, en el cuerpo de un animal, en el intestino de alguien o en el agua de un grifo. Son bacterias comunes, a veces inocuas y, en otras ocasiones, sospechosas habituales de los servicios de microbiología de los centros sanitarios: el Staphylococcus aureus, la Escherichia Coli (E. Coli) o la Klebsiella pneumoniae; también el Streptococcus pneumoniae, las Pseudomonas aeruginosas, el Enterobacter o la Serratia, entre otras. Todas ellas y otra veintena más son bacterias que pueden acabar produciendo graves infecciones que lleven, por ejemplo, a una sepsis (una respuesta descontrolada del sistema inmune ante una infección) y causen la muerte del paciente. Según los autores del estudio, estos 33 patógenos bacterianos analizados están detrás de una de cada ocho muertes en el mundo. “Son una fuente sustancial de pérdida de salud en el ámbito mundial”, concluyen los investigadores. Y todo ello, sin contar la bacteria que provoca la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis), que no ha entrado en este cómputo y también provocó, en 2019, 1,4 millones de muertes.bacterias

Con los datos de la Carga Global de Enfermedades de 2019 y de la Investigación Global de Resistencias Antimicrobianas, los científicos analizaron estos 33 microorganismos —tanto los resistentes a los antibióticos como los que no— y 11 tipos de infecciones, como las de las vías respiratorias bajas, las del torrente sanguíneo, las peritoneales e intraabdominales, diarrea, clamidia o gonorrea, entre otras. En el peor de los casos, estos cuadros infecciosos llevan a la muerte, por ejemplo, por sepsis: el organismo reacciona contra ese patógeno generando una respuesta inflamatoria para protegernos, pero esa ofensiva del sistema inmune es tan desproporcionada que acaba dañando órganos vitales. Tomislav Mestrovic, profesor del Instituto de Evaluación y Métricas en Salud de la Universidad de Washington y autor del estudio, justifica esta selección de 33 bacterias en su investigación porque estas “representan más del 80% de la carga mortal de todos los patógenos”: “Creemos que era importante abordar esta selección específica, ya que ahora podemos ver claramente que algunos de ellos tienen una carga comparable a los patógenos más mortales, pero no han recibido la misma atención”.

https://elpais.com/salud-y-bienestar/2022-11-21/las-infecciones-bacterianas-comunes-son-la-segunda-causa-de-muerte-en-el-mundo.html

 

Novedades

Esta semana...

2022-11-27 Impresiones Hoy

2022-11-25 Danzas de Vida_Consciencia de especie humanidad_5 continentes

2022-11-24 Qi Gong_Plegaria

2022-11-24 Radio Pirata_Thanksgiving-Thanksheaven

Ver más programas

TWITTER J.L.P.