OTRA VEZ LA IGLESIA ESPAÑOLA SE HACE IMPRESENTABLE

La lista secreta de los abusos a menores que la Iglesia siempre ha ocultado

pederastiaEL PAÍS revela los detalles de los 806 casos que admitió la Conferencia Episcopal en su informe de diciembre y que fue un corta y pega del que le pasó un ‘topo’ infiltrado en la auditoría de Cremades. Una sola persona ha decidido qué denuncias son creíbles, a espaldas de diócesis y órdenes: una de cada diez.

El secreto mejor guardado de la Iglesia española, qué casos de pederastia del clero admite conocer, sus detalles y cómo los ha gestionado, una mole de información oculta hasta ahora, sale a la luz. EL PAÍS ha accedido al listado desglosado de los 806 casos que la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha reconocido en su informe Para dar luz presentado el pasado mes de diciembre, donde solo aparecen las cifras generales, y lo pone a disposición de las víctimas, a las que raramente se informa de cómo se ha atendido su caso. El listado de los 806 casos se puede consultar en formato PDF al final de este artículo. Una de las claves del documento es que señala las denuncias que considera creíbles y cuáles no, una clasificación inédita en los informes de pederastia del mundo católico que busca reducir el número oficial de casos. Además, es algo que no se comunica a las víctimas. Es más, el presidente de la CEE, Luispederastia 2 Argüello, recibió la semana pasada a seis víctimas de abusos. Estas no sabían que precisamente cuatro de ellas son de casos que la Iglesia no se cree, calificados como no probados o que no computan para la contabilidad de su documento interno. Uno de ellos, por ejemplo, es un caso del colegio Gaztelueta del Opus Dei, con condena firme de dos años de cárcel en el Supremo en 2020, pero que la Iglesia registra como “No computa. Investigación en curso / Pendiente de resolución”, porque aún sigue abierta la investigación canónica que ordenó reiniciar el Papa.

La Iglesia ha desoído masivamente una de las principales reclamaciones de las víctimas: que se sepa la verdad. Este documento, en el que no se identifica a agresores ni víctimas, permite constatar cómo ha estado trabajando la Iglesia, que no investiga muchas denuncias (más de una cuarta parte del total), qué indemnizaciones paga, cómo cuestiona a quienes denuncian abusos y qué acusaciones cree y cuáles no. Además, aclara algo muy confuso: cómo se hizo el informe de la CEE. En realidad, es un simple corta y pega del estudio que filtró a los obispos en verano Alfredo Dagnino, el topo que la CEE tenía en la auditoría de Cremades & Calvo-Sotelo, el despacho al que encargó una investigación externa del escándalo en 2022.

https://elpais.com/sociedad/2024-04-02/la-lista-secreta-de-los-abusos-a-menores-que-la-iglesia-siempre-ha-ocultado.html

TWITTER J.L.P.