EL EDITORIAL. Conflicto Hamas-Israel: La guerra es la guerra. Señores políticos, no sean hipócritas

 

0000000COMUNICANuestro Editorial otra vez nos lleva a esa confrontación, esa tremenda, terrible confrontación palestino-israelí. En las últimas 24 horas, 30 palestinos han perdido la vida como consecuencia de los combates contra las tropas israelíes. Y en las últimas horas se comunican otros siete fallecidos en la Franja de Gaza.

Por otra parte se ha producido un ataque, ya de mayor envergadura, parece ser que con 40 cohetes y drones de la milicia de Hezbolá sobre objetivos militares en Israel. Esto ha creado, o está creando, o va a crear una preocupación significativa. De hecho, así lo ha manifestado Antony Blinken, puesto que el empleo de drones -y no solamente cohetes- ya implica otra tecnología que, obviamente, viene de Irán, y que pondría en serias dificultades a Israel si tuviera que abrir un segundo frente -además del que tiene ya estable y permanente como es La Franja de Gaza-.

Todo lo anterior es en cuanto a confrontación militar. Por otra parte, a nivel de diplomacia, ahora resulta que Hamas dice que las cosas que ha pedido son muy pequeñas y no tienen mayor relevancia, ¡vaya!, pero también advierte que ninguna autoridad israelí -y esto es cierto- ha dado oficialmente su visto bueno al plan norteamericano que, en realidad, es un plan norteamericano‑israelí, con tres etapas, en las que se cumplían objetivos de devolución de secuestrados y de milicianos presos. Un alto al fuego y una reconstrucción nacional -la mitad de las construcciones de Rafah están destruidas por parte, claro, de Israel-, y una retirada total.

A nada de eso está dispuesto Israel. Israel está dispuesto a acabar con Hamas, y a traer a casa a los secuestrados. De momento nada más. Ese es su objetivo. Y luego -dicen que por eso uno de los miembros del gabinete se ha ido- establecer un tipo de seguridad, de control de seguridad en la Franja por parte de Israel, y regreso de los palestinos a sus lugares de origen, con las ayudas correspondientes que recibirán.

3e75252d 5fb5 42f2 8481 ff597e4b9c52 w1023 r1 sOtro detalle importante que nos comentan -por parte de Hamas- es que la ayuda humanitaria ha vuelto a disminuir al menos un 13%. Y la cantidad de camiones que están entrando en la Franja de Gaza es minúscula, a pesar de que sigue funcionando ese puente -o ese atracadero- norteamericano para suplir lo que no se puede suplir por tierra de forma natural. Pero, en cualquier caso, reportan ahora las autoridades palestinas la muerte de 20 niños por hambre. Han muerto por inanición.

Obviamente, de nuevo, hablando de números, ahora que aparecen los niños muertos por hambre, no podemos afirmar nada; ni si es cierto o si no es cierto. Lo que sí es evidente es que, después de que la ONU ha dicho que los crímenes de lesa humanidad los comparten igualmente hebreos que palestinos, es que, bueno… Puede ser que efectivamente hayan fallecido esos niños de hambruna; o puede ser que se incluyan en ese número niños que ya tienen hambre crónica y que no tienen suficientes nutrientes como para mantenerse. No es lo mismo. Según cómo lo planteemos. Pues ahí está, más de 20 niños muertos de hambre en Gaza.

Evidentemente, “la responsabilidad directa o indirecta depende de Israel” … Nosotros diríamos que depende de la guerra. Los protagonistas sí, hay que mirarlos, pero en la guerra, como se decía: “al enemigo ni agua”. Ese es el problema que parece que no se quiere contemplar: que estamos en una guerra en Israel. ¡Es que no se quiere contemplar! Entonces se habla de que “le ha caído una casa a Fulanito”, es que “la casa del lado ha sido atacada y entonces la pared le ha caído” ... ¡Es que es una guerra! Y nos quieren plantear que debería ser una guerra con bisturí electrónico, con microscopio electrónico, solo entre “malos” … Si fuera así, pues podría haber un ring, y no haría falta bombardear nada. Todos los días los malos se reunirían con los buenos o los buenos con los malos, ¡y a ver quién muere! El resto de la población no asistiría para ver como en el circo romano.

gaza 10Nos quieren hacer ver una cosa así, y no. En la guerra -las barbaries, por el hecho de ser la mayor barbarie que es capaz de cometer un ser humano- no hay leyes. ¡A ver si nos aclaramos!, aunque luego hablan de las leyes de la guerra: no se puede bombardear, no se puede tocar… Todo eso es mentira. ¡Todo eso es mentira! Si no que lo digan en Hiroshima y Nagasaki -por decir algo, así, estruendoso-.

1920x1080 cmsv2 864b2fd0 d003 5a31 9d4c ecbcfe1029e8 8169484Entonces, el problema palestino-israelí, el problema del Congo, el problema de los hutíes, el problema… El problema de todas las guerras es que existen. ¡Ese el problema! No, lo que trae consigo la guerra. Lo que trae consigo la guerra ya lo sabemos. Que empecemos a quejarnos de lo que trae consigo la guerra es muy hipócrita por parte de los políticos, ¡pero muy, muy hipócrita! Ustedes, que han consentido la guerra y le han dado el pábulo y el visto bueno, ahora no se quejen y pidan leyes y normas. ¡Es la guerra! Ya hemos vivido dos guerras mundiales que hablan por sí solas, más las 56 -según nos dicen- que implican a 94 países, están en activo en la actualidad. ¡56 guerras! Comprometidos, 94 países. En fin, una gracia, una gracia más.

Así que veamos esta guerra también. Además de como guerra religiosa, veámosla como guerra de que uno va con la intención de acabar con el otro. ¿Vale? No pongamos paños calientes y concesiones éticas y morales. Y el político que las quiera poner que se moje y actúe de forma solidaria con los organismos que hay, y con los recursos que hay, para decir "¡se ha acabado; no hay más guerra!", porque eso se puede hacer. Pero hay que tener voluntad política para ello. Si no se tiene, y no se tienen los recursos para ello, no vengamos con paños calientes, porque los paños calientes van a empezar a arder -como así ocurre-.

Y esto ha sido nuestro Editorial de hoy.

TWITTER J.L.P.